Economía Asturiana 

Directorio de empresas
Busca en nuestra base de datos entre más de 7.300 empresas asturianas, clasificadas por facturación, empleo, sectores, concejos...
Está viendo: 

PORTADA EMPRESAS

"En 20 años las grandes fábricas europeas se instalarán fuera,al borde de las minas'

El ingeniero belga Yves Lefevre (Wiheries, 1942) es el presidente de la ingeniería gijonesa Zincobre, una compañía que exporta el cien por cien de sus proyectos. Llegó a Asturias en 1989 para trabajar en el departamento tecnológico de Asturiana de Zinc y allí permaneció hasta 2001. Un año después creó Zincobre. La empresa tiene una plantilla de 45 trabajadores, el 80% ingenieros, y otros 15 operarios en el exterior, en delegaciones ubicadas en China, Bolivia y República Dominicana.
 
yves-lefevre

Elcomerciodigital.com

 

-¿Por qué apuestan tan fuerte por Bolivia?
-Hemos iniciado allí una auditoría para poner en marcha una planta de plomo-plata en Karachipampa, en el departamento de Potosí, y aunque el contrato es de sólo cinco millones de dólares nos hemos encontrado con que en Bolivia hay importantes posibilidades de negocio.
 
-¿Prevén utilizar este proyecto como puerta de entrada?
-Sin duda. Este proyecto es la puerta de entrada a un mercado muy importante. Por eso estamos trabajando al máximo para demostrar nuestra eficacia.
 
-¿Qué contratos esperan lograr?
-Enviamos una oferta a la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL), la empresa nacional, para intentar hacernos con los contratos de construcción de dos plantas de zinc. Es un proyecto enorme para nosotros porque, en total, el presupuesto final ascenderá a 500 millones de dólares. Una de estas plantas de zinc estará ubicada en la localidad de Potosí y la otra en Oruro.
 
-¿Cómo esperan afrontar un proyecto de tanto volumen?
-No nos está resultando fácil. Recibimos una petición de oferta para un proyecto llave en mano y a precio fijo. Además, piden una financiación al cien por cien. Intentamos asociarnos con empresas de aquí como Imasa o TSK, pero les pareció demasiado arriesgado y optaron por no entrar. Hablamos con los bancos y nos dijeron que no podían hacer frente a esa financiación por el riesgo que había. Finalmente, llegamos a un acuerdo con la empresa china NFC. Es potente y muy superior a nosotros, pero llegamos a un acuerdo inicial de repartirnos los proyectos al 50%.
 
-Sin embargo, se han visto obligados a modificar las condiciones. ¿Qué ocurrió?
-Llegamos a la conclusión de que nosotros no podíamos afrontar ese 50% que nos correspondía y hemos acordado con la empresa china que ellos se haga cargo del 60% y nosotros del 40%. Seguimos batallando para conseguir estar allí porque consideramos que es una pena no aprovechar la oportunidad. Si no logramos apoyo puede ser que lleguemos al punto de que la empresa china se lleve el 99% del negocio y nosotros sólo el 1%, pero lo que es seguro es que nosotros estaremos allí.
 
-¿Falta apoyo institucional?
-Efectivamente. Creemos que las administraciones deberían apoyarnos más. Nos enteramos hace poco, por ejemplo, de que el Gobierno español aportará 300 millones de euros en ayudas a Bolivia para infraestructuras y otros proyectos y creemos que deberían haber aprovechado ese proceso para intentar favorecer a las empresas españolas que trabajan allí. Tenemos muy clara la importancia de estos proyectos y vamos a por ellos, pero necesitamos ayudas. Queremos que nos apoyen en la financiación de estos proyectos

 

 
-Las plantas de Bolivia a las que aspiran se van a construir al borde de las minas. ¿Ocurrirá lo mismo en el futuro con las grandes fábricas europeas?
-Es una opinión personal, pero yo creo que en 20 o 30 años las plantas de producción europeas acabarán instalándose también en las proximidades de las minas y en los lugares donde están las materias primas, eso parece evidente. Creo que en Europa las plantas de gran dimensión acabarán desapareciendo.
 
-Difícil panorama.
-La recuperación de materiales es lo que creo que será importante en un futuro. Por ejemplo, ahora mismo, la tendencia es a recuperar todos los metales. Un coche pesa 2.000 kilos y tiene 500 kilos de zinc Hay que recuperar eso porque es un metal reutilizable. Es el futuro de Europa, más que el de las grandes fábricas de producción de metales.
 
-¿Cuál es la especialidad de su empresa de ingeniería?
-Vendemos tecnología y equipos. Nos definimos como una empresa con experiencia para asumir proyectos que abarcan desde estudios de viabilidad hasta la puesta en marcha de plantas de metales no ferrosos.
 
-¿Cómo ve el renacer de la minería del oro en Asturias?
-Cada gramo de oro es caro porque  estamos hablando de un volumen muy importante de estériles. En el zinc, los estériles son 50%, pero el el oro pueden llegar al 95%.  Son muchos estériles y es difícil manejarlos. En el caso del zinc hay todavía una posibilidad grande de plomo y otros minerales que se pueden recuperar de los estériles, pero no ocurre lo mismo con el oro.
 
-¿No les interesa este negocio?
-No lo hemos estudiado y no sabemos en qué parte del proceso podríamos participar nosotros. No es por capacidad sino porque no controlamos desde el inicio hasta el final el proceso del oro.
 
-¿Cómo les está afectando la crisis económica?
-No mucho porque antes de la crisis teníamos importantes contratos en vigor. Ahora, sin embargo, estamos en una cierta situación de retroceso. Tenemos proyectos en la fase final de negociación y eso nos da una posición optimista de cara al futuro.
 

<< volver